Home
Home | Search | Login
Hoy April 23, 2014, 4:40 am Havana time.
Hide Menu
SEARCH NEWS
    Language:
11/22/13 - Progreso Semanal (Miami) - Kennedy: Un magnicidio con doble propósito 

Manuel Alberto Ramy 

El 12 de agosto de 2003, Progreso Semanal publicó la segunda parte de una
larga conversación con el General de División (r) Fabián Escalante Font, en
la que se refiere extensamente a los sucesos del 22 de noviembre de 1963,
cuando fue asesinado, en Dallas, Texas el presidente de Estados Unidos John
F. Kennedy. A los 50 años de estos acontecimientos, Progreso Semanal,
retoma de sus archivos este diálogo en el que muchos aspectos relacionados
con la participación de terroristas de origen cubano en Estados Unidos, son
elucidados.
......

El cambio de cassette me viene bien - aprovecho la pausa para beber agua,
otro café y encender un cigarro. Mientras mi entrevistado atiende unas
llamadas telefónicas, yo repaso la esencia de sus declaraciones hasta el
momento: hubo un complot, Oswald no fue un asesino solitario y el
magnicidio tuvo un doble propósito. Por esas  vías meditaba yo cuando
Escalante cuelga el teléfono y se dispone a continuar.

PS: Por lo que ha dicho hasta ahora, aparentemente los complotados estaban
dejando huellas que señalaran a Oswald como asesino de Kennedy.

FE: Yo no sé si Oswald participó en el asesinato de Kennedy. Yo, como todo
el mundo,  vi las imágenes de Oswald después de ser capturado, y no da la
impresión de un hombre que acaba de  asesinar al presidente de su país.
Incluso llega a decir que supo que lo acusaban del asesinato estando
detenido. Y, como se sabe, al día siguiente Oswald fue asesinado por Jack
Ruby, viejo elemento de la mafia de Chicago, obviamente para que no
hablara.

PS: ¿Entonces su hipótesis no afirma que Oswald  participara en la acción
directa?

FE: Ese punto sólo lo saben las autoridades norteamericanas. Pero nosotros
tenemos ciertas informaciones, que saldrán en mi libro, acerca de algunos
elementos cubanos que probablemente sí hayan estado en Dallas.

PS: ¿Puede darnos un anticipo?

FE: En el libro me refiero a los hermanos Guillermo e Ignacio Novo Sampoll,
a Pedro Luis Díaz Lanz, a Orlando Bosch, a Luis Posada Carriles y a Eladio
del Valle y Herminio Díaz.

PS: ¿Entre ellos están los dos que acompañaron a Oswald a casa de Silvia
Odio?

FE: No sabemos. Los dos cubanos que fueron a casa de Silvia Odio fueron
descritos perfectamente por ella, y nunca fueron ubicados.  Pero según la
propia Comisión Warren, inmediatamente después del asesinato de Kennedy la
policía detiene a dos cubanos, y los ponen en libertad porque no sabían
hablar inglés.  ¿No resulta eso una contradicción extraordinaria?  Sólo hay
que tomar el informe de la Comisión Warren e investigar lo que esa Comisión
no investigó, lo que ignoró y que está ahí, claro, evidente. Repito que no
sé si Oswald participó o no en el asesinato de Kennedy; quizás lo haya
hecho de alguna forma.  Lo que sí está claro es que no pudo haberlo hecho
una sola persona.  Hubo varios disparos que provinieron desde dos
direcciones opuestas. Eso está probado.  Además el arma que supuestamente
utilizó Oswald fue un fusil de cerrojo, que hay que manipular para volver a
cargarlo cada vez que se dispara, y aunque tenga mirilla telescópica, hay
que volver a tomar puntería, y se supone que usted está nervioso porque
está en un proyecto criminal de gran envergadura.  Es imposible que en tan
corto tiempo un hombre pueda hacer eso. Y recuerda que hay testimonios de
que Oswald era un pésimo tirador. Otro contrasentido es que Oswald, después
del asesinato, supuestamente sale de la famosa librería, va a la habitación
donde pernoctaba, toma un revólver y se va a un cine de Dallas y se sienta
en una butaca a esperar que lo vayan a coger preso. ¿Cómo un criminal que
acaba de participar en un magnicidio va a salir a buscar un revólver, e ir
a sentarse en un cine? A no ser que se lo indicaran.

PS: ¿Como parte del plan?

FE: Él estaba esperando a alguien. Alguien le dijo que fuera allí por otro
motivo.  Es la única explicación que tiene, porque él estaba tranquilo, no
estaba alterado, no se sentía perseguido. A los pocos minutos del asesinato
de Kennedy la policía de Dallas empezó a dar la descripción de Oswald, con
pelos y señales.  ¡Qué investigación más rápida ésa!  Con tantas personas
que había por los alrededores, ¿por qué tenía que ser él? ¿Por qué fue
sospechoso Oswald desde el mismo instante del asesinato de Kennedy? E
inmediatamente comenzó una campaña acusando del hecho primero a la Unión
Soviética, y finalmente a Cuba.  ¡Los cubanos, los cubanos, Fidel Castro,
los cubanos!  ¿Por qué?  Porque ese era el objetivo original. Y comenzaron
las declaraciones: Sergio Carbó  y Frank Sturgis hicieron declaraciones en
Miami, Manuel Salvat otro tanto desde México, periodistas y todos veteranos
agentes de la CIA. Los hermanos Buchanan también acusaron a Cuba y comenzó
la marea, igual que la operación mediática que hemos visto que se ha hecho
ahora en la guerra contra Irak y las famosas armas de exterminio masivo que
todavía no han aparecido. Esa misma operación es la que se hizo contra Cuba
para acusarla del asesinato de Kennedy.

PS: Sin embargo, tengo entendido, que  de pronto desaparecen las
acusaciones contra Cuba. La Comisión Warren dictamina que se trató de un
asesino solitario y niega nexos con cualquier estado extranjero. ¿Qué fue
lo que sucedió?

FE: Puede ser que las supuestas pruebas contra Cuba fueran demasiado
burdas. O que quisieran evitar una investigación con mayor profundidad.
Algo no salió bien.  Habrá que seguir investigando.

PS: Usted ha mencionado a cubanos relacionados con Oswald. Algunos de los
que estuvieron con él en casa de Silvio Odio, ¿fueron parte de la
operación?

FE: Primero, te aclaro que cuando yo menciono a algunos cubanos no estoy
diciendo que participaron en el asesinato. No puedo decirlo, porque no
tengo pruebas.  Pero sí sabemos que en algún momento, por esos días,
estuvieron en Dallas. Hay dos personajes, uno es Herminio Díaz y otro
Eladio "Lito" del Valle Gutiérrez, de amplio historial
contrarrevolucionario.  En 1966, cuando empezó la investigación acerca del
asesinato de Kennedy hecha por Jim Garrison, fiscal de Nueva Orleáns,
"Lito" del Valle apareció asesinado a machetazos en Miami. Lo mismo ocurrió
a su amigo David Ferrie, asesinado en Nueva Orleáns.

PS: Herminio Díaz, ¿también fue asesinado?

FE: Herminio Díaz proviene de las bandas cubanas de pandilleros de los años
40. En 1948 asesinó en el consulado cubano en México a otro cubano llamado
Pipí Hernández, y en 1956 ó 1957 estuvo involucrado en un intento de
asesinato al presidente José Figueres de Costa Rica. Puede buscarse en la
prensa de ese país. En 1966 Herminio viene a infiltrarse en Cuba junto a
otro cuyo nombre no recuerdo ahora. La embarcación está al mando de Tony
Cuesta, quien maneja la nave pero no viene a infiltrarse. Según pudimos
determinar después, este team  de infiltración tenía la misión de asesinar
a Fidel Castro. En la fecha de la infiltración, nuestro país estaba
movilizado por un incidente entre EEUU y Cuba. El punto de desembarco de
esta operación es la costa norte de la ciudad de La Habana, a unos metros
del Hotel Comodoro, a dos cuadras de la 5ta.Avenida y la calle 70. Un lugar
muy poco apropiado. Los milicianos del Hotel Comodoro detectan el
desembarco y parten a su encuentro.  Cuando les dan el alto se produce un
choque, hay un combate y Herminio Díaz cae herido de muerte. La embarcación
de Tony Cuesta se da a la fuga, pero es interceptada por una patrulla naval
cubana.  Durante el tiroteo el tanque de gasolina recibe un impacto y la
lancha hace explosión. Cuesta es capturado muy mal herido, mutilado, ciego,
pero vivo y es internado en hospitales cubanos, donde recibe un tratamiento
muy largo de rehabilitación. Fue puesto en libertad, en 1979 ó 1980, en la
época en que ya yo era jefe de la Seguridad del Estado. Tony Cuesta y yo
hablamos varias veces. Hablar con él era difícil, porque siempre hablaba en
secreto.  Varias veces le dije: "Tony, estás hablando conmigo.  El único
que puede poner los micrófonos aquí soy yo y no los tengo puestos, así que
háblame un poquito más alto, porque no te oigo lo que me estás diciendo."
Era un misterio tremendo, como si estuviéramos conspirando los dos.  Y en
una ocasión, a fines de la década del 70, pide que yo vaya a verlo.
Probablemente haya sido en un gesto de agradecimiento, porque salvarle la
vida fue bastante difícil y muy largo todo el proceso de rehabilitación.
Tuvimos una conversación extensa.  Empezamos a hablar del exilio, de los
principales personajes, de Orlando Bosch, de Antonio Veciana, de Luis
Posada Carriles, de Jorge Más Canosa.  Pero de pronto, no sé cómo, estamos
hablando del asesinato de Kennedy y este hombre palidece y me dice, más o
menos, lo siguiente: que ese día, el 22 de noviembre, se encontraban en
Dallas Herminio Díaz y Eladio del Valle.  Yo le pregunto por qué me dice
eso.  Y él responde que no sabe más, pero que quiere que nosotros sepamos
que Herminio Díaz y Eladio del Valle estaban allí. Yo le respondo que no es
suficiente, y pregunto si lo que él quiere decirme es que ellos
participaron en el asesinato.  Y él se planta y dice que no puede decir
más, que sólo puede decir eso, porque sabe que es un tema que nos interesa.
A pesar del esfuerzo que hice no pude obtener nada más.

PS: ¿Tony Cuesta sólo mencionó a Herminio Díaz y a Eladio del Valle?

FE: Sólo a ellos dos.  Pero revisando otras fuentes - papeles, documentos
-, encontramos que otros personajes fueron reportados como presentes en
Dallas por esa fecha.  Por eso hablé de Orlando Bosch.  Orlando Bosch es un
tipo muy peligroso, un terrorista internacional, el cerebro tras la bomba
en el avión de pasajeros de Cubana de Cubana de Aviación en 1976, en el que
murieron 72 personas.  En abril de 1963 Orlando Bosch publicó precisamente
en Nueva Orleáns un panfleto que se llamaba "La Tragedia de Cuba", en el
que acusaba a John Kennedy de haber traicionado la causa cubana.  José Miró
Cardona, presidente del Consejo Revolucionario Cubano (CRC), después del
regreso de un viaje que hizo a Washington en abril de 1963, disolvió el CRC
y también acusó a Kennedy de traicionar al exilio cubano. Todo está
documentado, declaraciones públicas y registradas por la prensa. Por eso
empecé por decirte que a mi juicio el asesinato de Kennedy se comenzó a
articular a partir de la llegada de Oswald a Nueva Orleáns, el 24 de abril
de 1963.  ¿Con quién se fue a reunir en cuanto llegó?  Con los cubanos
agentes de la CIA, con los cubanos que participaban activamente en un
programa contra Cuba.  A partir del 24 de abril vamos a ver a Oswald
permanentemente en compañía de cubanos, o en acciones con los cubanos
contrarrevolucionarios, hasta su visita a la embajada cubana en México.
Después vamos a ver las famosas cartas que le llegan a Oswald,
supuestamente procedentes de Cuba, donde se le insinúa casi descaradamente
asesinar a Kennedy. Es increíble como H. Diaz, un veterano
contrarrevolucionario como él, viene a infiltrarse en Cuba en plena ciudad,
casi delante de un pelotón de tropas cubanas, en medio de una crisis seria
entre EEUU y Cuba.  Es bien extraño. Mucho más si tenemos en cuenta las
decenas de personas que han estado relacionadas con el asesinato de Kennedy
y que después han muerto misteriosamente.

PS: ¿Quiere decir que lo enviaron a la muerte?

FE: Todo parece indicarlo. Yo sólo tengo los elementos de juicio del
análisis, porque no tiene sentido, de acuerdo con el historial y el
registro de las infiltraciones de la CIA en Cuba, desembarcar a dos cuadras
de la 5ta Avenida y con las fuerzas cubanas en disposición combativa. Es
una cosa de locos o con una intención secreta. Decida usted cuál de las
dos.

PS: Quisiera que volviéramos a París, al momento de la reunión de la CIA
con Cubela  ¿No se estaba buscando allí una cierta avenencia entre el
gobierno cubano y el gobierno de Kennedy?

FE: No, no fue en París, aunque sí por medio de un francés, un periodista
llamado Jean Daniel.  Probablemente esto fue lo que motivó la ruptura final
de la relación de Kennedy con la comunidad contrarrevolucionaria de Miami.
Fue un proceso que comenzó con el fracaso de la Operación Mangosta en 1962,
aquella operación de desatar la guerra civil en Cuba que costó cien
millones de dólares en aquella época, y al frente de la cual el Presidente
Kennedy puso a su hermano Robert Kennedy, el Fiscal General. Aquella
Operación había sido derrotada por Cuba poco antes de la Crisis de los
Misiles en octubre de 1962. Ya Kennedy tenía la experiencia del fracaso de
una operación militar en gran escala  (Bahía de Cochinos). Es decir,
militarmente no nos pudo derrotar.  Y en 1962 Cuba derrotó el plan
subversivo más grande que haya preparado EEUU hasta entonces, que fue la
Operación Mangosta.  Entre enero y agosto de 1962 nosotros contabilizamos
5 780 grandes operaciones subversivas en Cuba - incendios de campos de
caña, intentos de asesinatos políticos, asesinatos de maestros, asesinatos
de campesinos, bombas.  No se trata de una operación de papeles, como han
pretendido algunos, de que fue una operación de planes de contingencia.
Por tanto, Kennedy también tenía la experiencia de que la famosa guerra
civil que pretendió desencadenar en Cuba no la pudo desatar.

PS: ¿Abandonan entonces los EEUU sus planes militares contra Cuba?

FE: No del todo, pero hay un cambio de política.  Ya en los comienzos de
1963 la Administración Kennedy tiene información de las discrepancias entre
Cuba y la URSS, como consecuencia de que los soviéticos negociaron la
solución de la Crisis de los Misiles a espaldas de Cuba.  Eso lastimó las
relaciones con los soviéticos. Según dicen los documentos desclasificados
por EEUU, en marzo-abril de 1963 la administración estudia alternativas
para Cuba - si atacarla o tratarla como otro país comunista.  Como
consecuencia, una de las variantes es la de buscar una solución negociada
del conflicto, pero desde posiciones de fuerza.  Sostener conversaciones,
pero aprovechar la coyuntura de que hay desavenencias entre cubanos y
soviéticos: amenazar con la destrucción, utilizar a grupos de misiones
especiales de la CIA para sabotajes a las redes de energía, a los
principales centros productivos del país.  No estoy elucubrando, sino hablo
de los documentos desclasificados por EEUU, de operaciones que aprobó el
propio presidente John F. Kennedy contra Cuba - 24 operaciones en junio, 14
más en octubre o noviembre -, operaciones terroristas de gran envergadura.
Al mismo tiempo, el embajador norteamericano en Naciones Unidas trata de
tener algún tipo de comunicación con el embajador cubano por intermedio de
una periodista, Liza Howard.  En noviembre de 1963 un periodista francés,
Jean Daniel, va a Washington a entrevistar a Kennedy y le comenta que
después viene a Cuba a entrevistar a Fidel.  Al parecer en esa entrevista
Kennedy le pide que después que entreviste a Fidel regrese a Washington
para darle sus opiniones.  Y en el momento en que Kennedy es asesinado,
Jean Daniel se estaba entrevistando con el Presidente Fidel Castro.

PS: Entonces, ¿el asesinato de Kennedy frustra las posibilidades de un
acercamiento entre EEUU y Cuba?

FE: Parece ser.  Ese cambio que comienza en abril de 1963 coincide con la
ruptura de relaciones entre la cúpula contrarrevolucionaria de Miami y el
gobierno de Kennedy, y hay dos ejemplos, como dije anteriormente: la
declaración de Orlando Bosch y la declaración del CRC dirigido por José
Miró Cardona.  Y el 30 de junio o de julio de 1963 se hizo la operación
contra un gran campo de entrenamiento en Nueva Orleáns, y se ocuparon armas
y explosivos que estaban destinados a ser introducidos en Cuba.  La
operación la hizo el FBI siguiendo instrucciones del gobierno, porque tanto
el Presidente Kennedy como su hermano Robert comprendieron que este grupo
contrarrevolucionario de Miami se le iba de las manos.

PS: ¿Temían los Kennedy que el exilio cubano de Miami fuera lo
suficientemente poderoso como para frustrar una política de acercamiento a
Cuba?

FE: Efectivamente. Muchos supuestos patriotas de este grupo se
enriquecieron en 1962 con el negocio de la contrarrevolución.  Cuando se
montó la Operación Mangosta la CIA creó una gran base operativa en Miami,
conocida por el criptónimo JM-WAVE, que tuvo un presupuesto de cien
millones de dólares.  Se creó asimismo una red de apoyo de más de 50
empresas como fachada para desarrollar y estimular esta guerra -astilleros,
bancos para lavar dinero, bienes raíces, empresas aéreas, empresas
marítimas.  Al frente de ellas se puso a cubanos contrarrevolucionarios que
se enriquecieron con estos negocios y algunos otros paralelos, como el
tráfico de drogas. Y ya en 1963 este mecanismo - como yo lo denomino en mi
libro, "mecanismo cubano-americano de la CIA y la mafia" -, se independiza
de la Administración, empieza a vivir con luz propia hasta nuestros días.
De ahí vienen muchos de los que hoy son prominentes líderes de la derecha
exiliada en Miami. Son los mismos a quienes le habló Kennedy el 18 de
noviembre de 1963, cuatro días antes de su asesinato, en el que Kennedy
dice que no es que EEUU esté dispuesto a permitir la existencia de otra
Cuba -subraya otra -, en el hemisferio.  A mi juicio ese discurso de
Kennedy el 18 de noviembre de 1963 concluyó su sentencia de muerte.

PS: Según lo que me cuenta usted considera, en primer lugar, que no hubo un
asesino solitario, y en segundo, que hubo participación de
contrarrevolucionarios cubanos.

FE: Vayamos por partes.  El estudio de la famosa filmación de un
aficionado, fotos y testimonios de presentes, muestran que desviaron la
ruta de la caravana presidencial. Lo dejaron desprotegido; tuvo que doblar
primero a la derecha y después a la izquierda, que es donde lo matan, donde
se hacen los disparos fatales. Todo eso está ahí en la famosa filmación de
Zapruder. ¿El asesino solitario?  Imposible.   Fue una operación en la que
debieron participar entre 15 y 20 hombres.

PS: Entonces, si Lee Harvey Oswald no fue el asesino solitario, ¿quién o
quiénes mataron al presidente Kennedy?  ¿Los contrarrevolucionarios
cubanos? ¿La CIA?  ¿La mafia?

FE: Yo no sé quién mató a Kennedy.  Seguramente en EEUU hay quien lo sabe
perfectamente.  Yo no puedo acusar a todo el mundo ni lo intento, pero
estoy acusando al mecanismo cubano-americano de la CIA. Hay que buscar en
lo norteamericanos que  como David Phillips estaban íntimamente vinculados,
o como David Morales que era chicano, a los norteamericanos que habían
ganado mucho dinero al calor de la guerra secreta contra Cuba.
Precisamente cuando hay un rayo de luz donde se puede pensar en que puede
existir un diálogo - no un entendimiento porque no era fácil, pero sí un
diálogo -, se aparecen los omnipresentes contrarrevolucionarios de Miami a
tratar de impedir ese acercamiento, y esa historia se va a repetir durante
40 años. Por otra parte, Robert Kennedy fue uno de los mayores enemigos de
la mafia norteamericana y llevó a juicio a Joe Valacchi y lo puso a
declarar en contra de todos los mafiosos; así que ellos tenían sus propias
cuentas que saldar.  Ellos deben saberlo perfectamente.  Seguramente lo
sabía Sam Giancana, que fue asesinado; lo sabía Joe Roselli que lo metieron
dentro de un barril y lo tiraron a la bahía de Miami; lo sabía Eladio del
Valle que fue macheteado; lo sabía David Ferrie que apareció envenenado en
su apartamento; lo sabía Herminio Díaz; lo sabía el centenar de personas
muertas en situaciones misteriosas después del asesinato de Kennedy.

PS: En resumen, ¿usted considera que lo que provoca el asesinato es un pase
de cuentas y que se trató de una conspiración de varios enemigos cuya
posición y poder estaban en peligro?

FE: No me cabe duda. A mediados de 1963, el grupo cercano a Kennedy era
gente pragmática; son aquellos intelectuales que eran conocidos como la
Nueva Frontera.  Ellos escogen a un líder cubano, que fue Manuel Ray
Rivero, ex Ministro de Obras Públicas en el primer gabinete del gobierno
revolucionario, y que había participado en la lucha contra la dictadura de
Batista en el movimiento de resistencia cívica.  Este cubano, que deserta
de la revolución a finales de 1960, llega a Miami y no se alía a los
batistianos, porque aunque es un enemigo de la revolución tiene escrúpulos
de participar con esa tropa de torturadores y asesinos. Él adopta una
posición independiente y la CIA lo margina, lo acusan de comunista, lo
expulsan de su propia organización, el Movimiento Revolucionario del Pueblo
(MRP).  En 1962, a principios del 63, organiza la Junta Revolucionaria en
el Exilio (JURE), con un programa de derrocar a la revolución, sacar a
Fidel Castro del poder, pero mantener algunas conquistas de la revolución,
como la Reforma Agraria. Este es el hombre de la Administración Kennedy en
el año 1963. Kennedy se aleja de la ultraderecha cubana y busca a este
aspirante a socialdemócrata que fue Manuel Ray, para buscar una imagen.
Eso también fue otro motivo de la ruptura de la extrema derecha de Miami.
Y un motivo para la venganza.

Kennedy fue un adversario, fue responsable de Playa Girón - como él mismo
reconoció - fue responsable de la Operación Mangosta, la aprobó y puso a su
hermano al frente de la Operación.  Pero sin lugar a dudas era un hombre
pragmático. Un hombre que no pretendía aceptar la revolución cubana, pero
que sabía que con los métodos utilizados hasta ese momento no podía
enfrentarla.  Como también tenía que enfrentar la influencia de Cuba en
América Latina.  EEUU tenía que buscar una nueva visión y comienza a
elaborar la Alianza para el Progreso, pero la ultraderecha norteamericana
ni siquiera admitía las tibias reformas de la Alianza para el Progreso, y a
mi juicio eso es lo que le va a costar la vida después a Robert Kennedy
algunos años más tarde.

Así que ahí tenemos la Santa Alianza: contrarrevolucionarios cubanos,
extrema derecha norteamericana y la mafia. Algún día se sabrá la verdad,
cuando se desclasifique toda la información que hay en EE.UU.  Mientras
tanto, quizás  mi libro pueda despertar algunas conciencias y hacer pensar
a la gente.

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los
artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente
y el autor.


CUBA-L FAIR USE NOTICE

This server contains copyrighted material the use of which has not always been specifically authorized by the copyright owner. We are making such material available in our efforts to advance understanding of Cuba's political, economic, human rights, international, cultural, educational, scientific, sports and historical issues, among others. We distribute the materials on the basis of a 'fair use' of any such copyrighted material as provided for in section 107 of the US Copyright Law. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107. The material is distributed without profit. The material should be used for information, research and educational purposes. For more information go to: http://www.law.cornell.edu/ uscode/17/107.shtml.