Home
Home | Search | Login
Hoy April 18, 2014, 3:51 pm Havana time.
Hide Menu
SEARCH NEWS
    Language:
12/22/13 - Prensa Latina (Habana) - 2013: avances en La Habana para la paz en Colombia

Por Daniel Urbino

La Habana, (PL) Si bien las conversaciones de paz para Colombia comenzaron
en La Habana en noviembre del pasado año, fue durante el 2013 que se
lograron acuerdos esenciales en cuestiones como la agraria y la
participación política.

Tras más de medio siglo de conflicto, las Fuerzas Armadas Revolucionarias
de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) y el gobierno de Juan Manuel
Santos anunciaron a finales de mayo un pacto parcial.

Necesitaron siete meses solo para la rúbrica del primer punto -de seis que
tiene la agenda- pero a pesar de ello, los acuerdos sobre el desarrollo
integral agrario fueron un hito. Jamás se logró tanto en procesos similares
realizados anteriormente.

El acceso y uso de la tierra, la formalización de la propiedad, las
fronteras agrícolas y la protección de zonas de reserva fueron algunas de
las cuestiones sobre las que se logró consenso.

Asímismo, la mesa alcanzó posiciones comunes en los programas de desarrollo
con enfoque territorial, la infraestructura y adecuación de tierras, la
salud, educación, vivienda y erradicación de la pobreza en el campo, al
igual que en el estímulo a la producción agropecuaria y la política
alimentaria y nutricional.

Ambas partes declararon que esto era el inicio de trasformaciones radicales
de la realidad rural y agraria de Colombia, "con equidad y democracia".

Debido a una polémica cláusula de confidencialidad, los detalles sobre el
funcionamiento futuro de lo pactado se desconocen.

Además, las pláticas se rigen por un principio según el cual "nada esta
acordado hasta que todo esté acordado". O sea, hasta la concreción de un
acuerdo final el arreglo es pura teoría.

El jefe negociador del gobierno, Humberto de la Calle, se apresuró en
explicar que lo convenido "se hará con pleno respeto por la propiedad
privada". El uno por ciento de la población de Colombia posee la mitad de
la tierra de ese país.

Para el jefe de la delegación insurgente a las pláticas, Iván Márquez, el
convenio tiene salvedades puntuales que necesariamente tendrán que ser
retomadas antes de la concreción de un acuerdo final.

Así y todo, la posición común alcanzada por ambos bandos fue un paso
importante hacia la paz.

PARTICIPACIÃ"N POLÍTICA

Tras sellar el primer compromiso, los diálogos volvieron a sumirse en la
cotidianidad de los encuentros, con declaraciones entre partidarios y
enemigos del proceso.

La tensión tuvo su clímax al finalizar una de las rondas de la mesa, cuando
la delegación gubernamental acusó a la insurgencia de ralentizar las
conversaciones y de hacer política con un exceso de retórica ante los
micrófonos.

No obstante, poco tiempo transcurrió cuando comenzaron a escucharse rumores
sobre un segundo compromiso. La expectativa aumentó más aún con la
extensión de uno de los ciclos más allá de lo previsto, algo inusual en la
dinámica de los diálogos. Al mediodía del seis de noviembre y tras casi
seis meses de debates, las delegaciones comunicaron en La Habana que
lograron consenso sobre la futura participación política de las FARC y
otras organizaciones en la vida política de la nación.

Con esto, se cerraron temas trascendentales muy vinculados a las causas de
la fundación del grupo armado hace más de medio siglo.

Entre los asuntos en los que consiguieron anuencia, sobresalen los derechos
y garantías para el ejercicio de la oposición política y para los nuevos
movimientos que surjan tras un acuerdo final, abriendo la puerta a los
nuevos partidos que surjan tras el cese de la beligerancia, o sea, a la
futura conversión del grupo armado en una fuerza política legal.

Además, se reconoció el derecho de reunión, a la libre circulación y
expresión, la libertad de conciencia y la oposición en una democracia,
cuestiones cardinales propuestas en diferentes plataformas por la
guerrilla.

Se trata -agregó Iván Márquez- de que en nuestra patria se respete el
derecho a la vida, a la diferencia, a la opción política y la no
estigmatización, y se puedan debatir las ideas sin temor a ser asesinado,
perseguido, desaparecido o criminalizado.

No sobra recordar que a mediados de los 80, varios grupos y organizaciones
beligerantes pasaron a la vida civil tras negociaciones con el gobierno y
se agruparon en el Partido Unión Patriótica (UP). Un par de años después la
membresía de la UP fue prácticamente exterminada.

El acuerdo comprende la conformación de un estatuto de oposición que brinde
garantías a aquellos que se declaren en oposición y la creación de
Circunscripciones Transitorias Especiales para la Paz en zonas afectadas
por la guerra, mediante las cuales esas poblaciones tengan una
representación en la Cámara de Representantes.

EPÍLOGO

Por el momento, el tercer punto referido a la búsqueda de una solución al
problema de las drogas ilícitas, centra la discusión.

El debate gira por una parte en torno a la erradicación de cultivos como la
coca y por el otro sobre las causas que generan el narcotráfico.

Si convenimos que no es lo mismo coca que cocaína, resulta ilógico que para
acabar con el narcotráfico se deba erradicar una planta que puede brindar
beneficios a la humanidad, explicó Márquez.

De igual forma, la insurgencia fustigó la política desarrollada por el
gobierno para combatir las drogas, la cual, según ellos, solo enfrenta a
los débiles y deja a un lado las causas esenciales del fenómeno.

Hasta el momento, las únicas propuestas concretas que se han hecho públicas
vinieron del grupo armado, el cual presentó varias iniciativas para
encaminar la solución.

Muchos vaticinaron que para el cierre del año se lograría un acuerdo final
o estaría bien cerca de lograrse. Incluso el presidente Juan Manuel Santos
exigió resultados para noviembre, pero los tiempos reales no se supeditan
al discurso oficial.

La guerrilla lo ha dicho, el fin del conflicto más largo de la región no
puede subordinarse a calendarios ni intereses políticos.

Para el 2014 los retos serán mayores. Lo logrado es un avance sin
precedentes pero hay que tener en cuenta que representa solo un tercio de
la agenda.

Hay temas pendientes -la dejación de las armas, las víctimas y la
refrendación del acuerdo final, entre otros- que no serán fáciles de
abordar con agilidad.

Por si fuera poco, el próximo año aparecerán nuevas presiones a causa del
calendario electoral colombiano, que pronto pondrá a punto su maquinaria
para los comicios al Senado y la Cámara de Representantes primero, y en
mayo para la elección presidencial.

Previendo esto, se barajó de manera informal que la mesa hiciera una pausa
hasta que pasara el sufragio pero el propio Santos negó esa posibilidad,
por lo que las pláticas continuarán con el ritmo previsto.

ool/urb/rcg

* El autor es periodista de la redacción Nacional de Prensa Latina


Original Source / Fuente Original:
http://www.prensa-latina.cu/index.php?option=com_content&task=view&id=2200841&Itemid=1


CUBA-L FAIR USE NOTICE

This server contains copyrighted material the use of which has not always been specifically authorized by the copyright owner. We are making such material available in our efforts to advance understanding of Cuba's political, economic, human rights, international, cultural, educational, scientific, sports and historical issues, among others. We distribute the materials on the basis of a 'fair use' of any such copyrighted material as provided for in section 107 of the US Copyright Law. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107. The material is distributed without profit. The material should be used for information, research and educational purposes. For more information go to: http://www.law.cornell.edu/ uscode/17/107.shtml.