Home
Home | Search | Login
Hoy April 23, 2014, 5:20 pm Havana time.
Hide Menu
SEARCH NEWS
    Language:
12/14/13 - Juventud Rebelde (Habana) - ¿De todos o de nadie?

En la Cuenca del Cauto la acción indolente del hombre, asociada a
ilegalidades e indisciplinas, amenaza el equilibrio de uno de los
ecosistemas más significativos del país

Mailenys Oliva Ferrales digital@juventudrebelde.cu 13 de Diciembre del 2013
22:58:58 CDT

BAYAMO, Granma.- ¡Dale Pablo, tira esos también!, le grita un individuo a
su cómplice de fechorías mientras descargan tranquilamente -convencidos de
la impunidad de su acto- los escombros de una construcción a orillas del
río Bayamo.

No muy lejos, otros dos hombres, sin advertir la presencia de los
guardabosques, cavan y cavan en una cantera furtiva, robándole varios
metros de arena al afluente, con el fin de ensanchar sus bolsillos
amparados en la ilegalidad.

Estas y otras actividades ilícitas se han convertido en prácticas
habituales en la Cuenca del río Cauto, uno de los ecosistemas más
importantes del país por su alta capacidad de suministro de agua a la
población, en el riego de la agricultura y por la complejidad de su
entorno.

Para constatarlo, este diario salió a recorrer algunos de sus kilómetros,
donde a plena luz del día aparecieron numerosos infractores -varios de
ellos reincidentes- bañando sus caballos en el río, tirando en sus riberas
desechos domésticos o lavando autos con productos agresivos al agua. Y,
ante la imposición de multas, no fueron pocos los que "ofendidos"
agredieron verbalmente a los guardabosques.  Cuenca vulnerable, explotada y
en peligro

Con un área que supera los 9 500 kilómetros cuadrados, la Cuenca del río
Cauto es la más extensa de Cuba y sus aguas se extienden a las provincias
de Santiago de Cuba, Holguín, Las Tunas y Granma, esta última con la mayor
porción del 36 por ciento, y por ende la más afectada, al sufrir el impacto
de la contaminación de esos territorios.

Debido al uso inadecuado y mal manejo de sus bondades naturales, esta
cuenca hidrográfica muestra deterioro de sus propiedades físicas, químicas
y biológicas, acelerado por la acción de quienes en su afán de "resolver"
lo personal agreden un escenario ecológico que es de todos.

"La cuenca es un área vulnerable y propicia para que se ejecuten
indisciplinas e ilegalidades, como la conformación de grandes basureros que
favorecen el aumento de la materia orgánica en los ríos y la consiguiente
muerte de los animales y plantas que viven en él", explica Luis Canut,
especialista de la Dirección Provincial de Planificación Física en Granma.

"Esa misma descomposición de los desechos puede provocar la aparición de
plantas acuáticas como el jacinto de agua (ova), una especie invasora que
llega a secar ríos porque crea una microfauna alrededor de su sistema e
inhibe la presencia de peces; algo que ya es palpable en algunas zonas",
apuntó.

Pero no es esta la única ni la más grave indolencia de los ciudadanos que
amenaza con destruir el proceso armónico de la Cuenca. La tala de árboles
para el empleo y venta ilegal de madera es otro nocivo fenómeno que ha
generado la carencia de una galería adecuada, encargada de evitar los
desbordamientos de los ríos cuando hay crecidas.

Según señala Jorge Galán, jefe del Grupo de Guardabosques que atiende la
Cuenca en el territorio, los más explotados son el cedro (en peligro de
extinción), la caoba, el algarrobo, y el bambú en menor medida.

"Esta situación se extiende también a la caza ilícita de especies de la
fauna silvestre como jicoteas, bijiritas, cateyes y otros, y al uso de
artes de pesca no autorizadas como las tarrayas (redes que arrastran peces
sin el pesaje requerido) y chinchorros", añade Galán.

Por otra parte, basta con adentrarse un poco más en la Cuenca y en el
"fenómeno" para advertir la formación de notables cárcavas o zanjas,
resultado de las escasas medidas de conservación de los suelos, el
insuficiente aprovechamiento del agua y la extracción furtiva de arena y
arcilla.

"Existen zonas donde las cárcavas alcanzan más de tres y cuatro metros de
profundidad, debido a la explotación constante de individuos que se dedican
a la venta ilegal de arena y arcilla como material de la construcción",
señala Reydel Mendoza, inspector en el municipio de Jiguaní, quien alerta
sobre la posibilidad de un movimiento de esos suelos como resultado del
serio daño de su capa fértil.

Por otra parte, la escasez de un servicio estable de venta de materiales en
el sector estatal ha sido pasto para el quehacer de los irresponsables que
lucran con ello.

Al respecto Erick Gil, director de Operaciones de la Empresa provincial de
Materiales de la Construcción, refiere: "En este año la producción de arena
ha sido insuficiente; solo para la venta a la población hay un atraso de
más de 4 000 metros, motivado entre otras razones por el deterioro
tecnológico de la Empresa del cacao, principal productora, y la falta de
aseguramientos que dependen de importaciones".

Pero también cabe cuestionarse si se trata solo de la falta de escrúpulos
de los transgresores. El proceso de formación de cárcavas no le es ajeno a
varias entidades estatales que firmaron contratos para extracciones en
canteras autorizadas, y estas, luego, han sido víctimas de la dejadez y la
inercia de quienes deben velar por su reposición y mantenimiento.

El mismo síndrome es perceptible en la contaminación de los campos de
pozos, importantes fuentes de abasto alternativas  para las ciudades,
afectados, según señala Canut, "porque no están debidamente señalizados, ni
protegidos, ni reforestados para que la población sepa que en estas zonas
no deben existir ni industrias ni viviendas, con el objetivo de evitar
vertimientos de sustancias tóxicas".

También se unen a la extensa lista de focos contaminantes de este
ecosistema, la existencia de viviendas de crecimiento espontáneo en la
franja de la Cuenca, la falta de cultura técnica de criadores particulares
de cerdos, cuyos vertimientos se infiltran en las aguas subterráneas, y el
empleo de productos químicos en plantaciones que carecen de un drenaje
apropiado y paran en el río, donde se alimentan los peces que algunos
pescadores y sus familias consumen.

Y aunque la mayor parte de esas violaciones vienen de la mano de la
ilegalidad, la explotación negligente de recursos y la indisciplina, otras
muchas, en cambio, se dan por la falta de control sobre la Cuenca o el
desconocimiento de las personas.  Leyes, multas y regulaciones

En el país se ha establecido un conjunto de decretos y leyes que establecen
el marco legal del ordenamiento de la Cuenca y regulan las actividades
vinculadas al empleo y uso racional de sus recursos.

Figuran, por solo citar algunas, la Ley 21 de Medio Ambiente, la ley 85 de
Forestal, la resolución 136/2009 del Citma y el Decreto-Ley 200/99; así
como los Lineamientos 120, 133 y 196, en los que está contenida la política
para el ordenamiento territorial y ambiental de las regiones.

De acuerdo con esas disposiciones, solo en este año el Cuerpo de
Guardabosques de Granma ha realizado más de 135 acciones de enfrentamiento
por concepto de violaciones en la Cuenca y hasta la fecha ha impuesto 451
multas, revela a JR la máster Ileana Pacheco, especialista en Gestión
ambiental.

No obstante, todos no actúan con igual fuerza. Aun cuando estas actividades
ilícitas son penalizadas en el rango de 250 a

5 000 pesos por el Decreto-ley 200 del Citma, lejos de desaparecer se
incrementan.

Los resultados de un diagnóstico realizado a la Cuenca, reflejan que en 45
652 inspecciones realizadas, apenas fueron señaladas 15 840 violaciones.
"Filtros rotos" en las instituciones

El sector estatal tampoco está libre del pecado de la contaminación.
Existen varias entidades con vertimientos al río por falta de sistemas de
tratamiento o deficiencias en el mismo.

Víctor Emilio Salazar, director de la UEB Central Azucarero Grito de Yara
(importante foco contaminante), reconoce que deben tomar medidas para que
el agua contaminada por el lavado de los equipos no vaya a parar a la
Cuenca.

En este sentido el Consejo de la Cuenca en Granma ha desarrollado un
programa de saneamiento que exige a estos organismos un plan de
rehabilitación. "Con este método hemos reducido las instituciones que
contaminaban, pues el propósito es lograr generalizar producciones más
limpias, que permitan emplear los desechos de las industrias como materia
prima de otra producción", explica Sonia Kile, secretaria de Cuenca
territorial en la delegación de Recursos Hidráulicos.

Afortunadamente, algunos efectos ya son palpables. La Hacienda, una entidad
donde se botaba el suero y el lavado de la soya, ahora los recupera para la
elaboración de yogurt saborizado y la producción de alimento para cerdos.

No obstante esta alentadora práctica, todavía la morosidad en la ejecución
de los mantenimientos persiste como una de las deudas pendientes con la
Cuenca, sobre las cuales los organismos involucrados en su conservación
(Dirección Provincial de Suelo, Citma, Recursos Hidráulicos, la Empresa
Forestal y Cuerpo de Guardabosques) deberán seguir perfilando sus acciones.
¿Soluciones imposibles?

A pesar de que la Cuenca es un ecosistema priorizado en el país, adolece de
un órgano oficial destinado a atender su manejo integral, cuidado y
protección.

Teniendo en cuenta esta realidad, la Dirección Provincial de Planificación
Física en Granma elaboró desde 2012 el proyecto Esquema Integral de
Ordenamiento Territorial de la Cuenca del Cauto, que ofrece algunas vías
para atenuar o disminuir los impactos negativos a partir de la integración
de los actores claves implicados.

De igual manera se han realizado varios estudios que abogan por el
incremento de fincas forestales en la franja del Cauto; la creación de
plataformas para reutilizar los escombros como materiales y el empleo de
las excretas de los animales en función de generar biogás, entre otros.

Las alternativas existen y están al alcance de las manos; sin embargo, la
poca percepción del peligro real que enfrenta la Cuenca inmoviliza muchas
de estas acciones, sin sospecharse que está en juego el más vital de
nuestros recursos: el agua.


CUBA-L FAIR USE NOTICE

This server contains copyrighted material the use of which has not always been specifically authorized by the copyright owner. We are making such material available in our efforts to advance understanding of Cuba's political, economic, human rights, international, cultural, educational, scientific, sports and historical issues, among others. We distribute the materials on the basis of a 'fair use' of any such copyrighted material as provided for in section 107 of the US Copyright Law. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107. The material is distributed without profit. The material should be used for information, research and educational purposes. For more information go to: http://www.law.cornell.edu/ uscode/17/107.shtml.