Home
Home | Search | Login
Hoy April 18, 2014, 5:42 am Havana time.
Hide Menu
SEARCH NEWS
    Language:
12/14/13 - Rebelión (Madrid) - Cuba y Sudáfrica

Joaquín Rodríguez Burgos Rebelión


Sudáfrica, además de aplicar un sistema de segregación racial dentro de su
propio territorio durante muchas décadas, cumplió un papel de potencia
colonialista y ocupante en el país vecino de Namibia. Éste fue una colonia
alemana hasta el fin de la Primera Guerra Mundial. Al perder el país
germano la guerra sus colonias africanas pasaron a otras manos imperiales.
Namibia, por mandato de la Sociedad de Naciones, le tocó en suerte a
Sudáfrica, cuyos dirigentes no se contentarían con "administrar" el
territorio sino que procuraron gobernarlo como si de una provincia suya más
se tratase y en donde acabarían por imponer el mismo régimen de "apartheid"
que fueron diseñando para su propio país. La población negra namibia fue de
este modo segregada y apartada de cualquier foco de poder o influencia
política, económica, social o cultural.

Mientras este dominio sudafricano sobre Namibia se reforzaba el resto del
continente comenzaba a despertar a la independencia; las colonias
portuguesas entre ellas. En una éstas, Angola, tres movimientos armados
lucharían contra el imperio portugués: el Movimiento para la liberación
Popular de Angola (MPLA), el Frente Nacional para la Liberación de Angola
(FNLA) y la Unión Nacional para la Independencia Nacional de Angola
(UNITA). Antes de acceder a la independencia acordada con el nuevo gobierno
portugués surgido de la Revolución de los Claveles, la guerra civil estalló
entre los tres movimientos. Los dos últimos apoyados por Zaire, EE.UU. y
Sudáfrica, temerosa esta última de que un grupo que se declaraba
marxista-leninista, y por supuesto anti-apartheid, acabara por instalarse
al norte de la frontera de Namibia, considerada por Sudáfrica como su
propia frontera. Por el contrario al MPLA lo apoyó militarmente un país
pequeño y acosado:

Cuba , cuya intervención resultaría decisiva en la derrota de las tropas
sudafricanas, las cuales invadieron Angola el 14 de octubre de 1975. Este
fracaso no sólo fue el de un país colonialista e imperialista, sino también
el de un régimen racista que intentaba expandir y consolidar su modelo
supremacista blanco, tal y como estaba haciendo en Namibia, con el
inestimable apoyo de los EE.UU. Así mismo, esta derrota fue muy importante
desde el punto de vista psicológico, puesto que por primera vez en muchos
años un ejército blanco era vencido por soldados negros (cubanos y
angoleños), sufriendo de este modo el mito de la superioridad racial un
fuerte golpe en todo el África austral. Entre otros sitios donde la
influencia de esta victoria cubano-angoleña se hizo sentir destacaba
Rodhesia donde, al igual que en Sudáfrica, se había implantado por parte de
la minoría blanca, un sistema de segregación, sistema contra el que una
guerrilla negra luchaba desde hacía años. La derrota sudafricana supuso un
acorralamiento internacional de la Rodhesia blanca y racista e influyó en
la firma de los acuerdos de Lancaster House (1979) que posibilitarían más
adelante el fin de la guerra y el del "apartheid" década y media antes que
en Sudáfrica, así como el nacimiento de la moderna Zimbabue (1980). De la
misma manera, la victoria de Angola supuso para la guerrilla namibia que
luchaba contra el dominio sudafricano el nacimiento para ella de un refugio
seguro en la ex colonia portuguesa y con él, un reforzamiento de su lucha.

Ni que decir tiene que el gobierno sudafricano se oponía con todas sus
fuerzas a la independencia de su colonia, y una de las maneras de luchar
contra la resistencia namibia eran las continuas y repetidas incursiones de
su ejército en territorio angoleño para atacar a aquélla y a su aliado, el
ejército angoleño. Así, en septiembre de 1987 Sudáfrica lanza una ofensiva
contra Angola, en el transcurso de la cual consiguió acorralar a las
fuerzas armadas de este país en la localidad de Cuito Canavale. Acosadas y
en peligro de ser derrotadas, de nuevo Cuba decidió ayudarlas enviando
tropas de refuerzo al país africano, tropas que consiguieron que Sudáfrica
no sólo no pudiera tomar Cuito Canavale sino que se viera forzada a
retroceder hacia la frontera de Namibia.

Mientras la aviación cubana se hacía con la superioridad aérea de la
batalla, y ante la eventualidad de que Angola y Cuba se internaran en
Namibia, a EE.UU. y a Sudáfrica no les quedó más remedio que negociar con
sus enemigos. La contra-ofensiva había sido tan exitosa, y la posibilidad
de que las tropas afro-americanas entraran en Namibia tan acuciante, que se
llegó a un acuerdo entre las partes. Por él, Sudáfrica se comprometía a
retirar todas sus tropas de tierra angoleña antes del 1 de septiembre de
1988. Pero ahí no terminó el asunto, puesto que, mientras las de Cuba se
estacionaban en la frontera de Namibia y su aviación dominaba la región, la
conversaciones diplomáticas continuaron hasta dar el siguiente fruto:
Pretoria reconocía el 22 de diciembre la independencia de Namibia y cesaba
en su ayuda a la UNITA, que había seguido combatiendo contra el ejército
angoleño con el apoyo de los supremacistas blancos. A partir de esa
independencia, el régimen de "apartheid" namibio se desmontaría y Sudáfrica
quedaría aislada en el África austral, con el único sustento de los
gobiernos de EE.UU. y Reino Unido.

Todo esto ocurría mientras el principal líder de la lucha antirracista
sudafricana, Nelson Mandela, permanecía en prisión desde que 26 años atrás
un agente de la CIA lo delatara ante el Departamento de Seguridad
sudafricana . Catorce meses después del reconocimiento de la independencia
de la antigua colonia alemana, Mandela sería liberado.

Hoy, el antaño enemigo de Mandela, el gobierno de EE.UU., se rasga
torpemente las vestiduras de dolor fingido ante el público internacional
del espectáculo en que han convertido su muerte. Su verdadero amigo de
siempre, el gobierno de Cuba, realiza, una vez más, un ejercicio de
modestia política.

Sirva esta nota pues para recordar la contribución de la Revolución cubana
al fin del sistema de supremacía blanca en el África austral.

JOAQUÍN RODRÍGUEZ BURGOS i Gran parte de los datos de este artículo están
tomados de un trabajo del historiador Piero Gleijeses titulado "Cuba,
África y los cinco", recogido en el libro editado por Salim Lamrani que
lleva por nombre EE.UU. contra Cuba. La guerra contra el terrorismo y el
caso de Los Cinco, editado por El Viejo Topo en Barcelona el año 2005. La
referencia a "Los Cinco" en el trabajo de Gleijeses tiene su fundamento en
el hecho de que tres de ellos, en diferentes momentos, participaron
directamente en la lucha contra el ejército sudafricano como miembros de
las fuerzas armadas cubanas. Ellos son Fernando González Llort, Gerardo
Hernández Nordelo y René González Sehwerert. Como el resto de sus
compañeros de armas, fueron a Angola voluntariamente. ii Finalmente la URSS
también sustentaría a Cuba y al MPLA con ayuda logística. Hay que mencionar
que antes del envío de tropas, había varios centenares de asesores
militares cubanos en Angola apoyando al MPLA. iii Este dato fue revelado
por el New York Times en 1990 y divulgado por Wikileaks el 7 de diciembre
pasado. Ver:
http://www.telesurtv.net/articulos/2013/12/07/wikileaks-revelo-que-la-cia-colaboro-con-el-arresto-de-mandela-en-1962-2468.html


CUBA-L FAIR USE NOTICE

This server contains copyrighted material the use of which has not always been specifically authorized by the copyright owner. We are making such material available in our efforts to advance understanding of Cuba's political, economic, human rights, international, cultural, educational, scientific, sports and historical issues, among others. We distribute the materials on the basis of a 'fair use' of any such copyrighted material as provided for in section 107 of the US Copyright Law. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107. The material is distributed without profit. The material should be used for information, research and educational purposes. For more information go to: http://www.law.cornell.edu/ uscode/17/107.shtml.