Home
Home | Search | Login
Hoy April 24, 2014, 9:33 pm Havana time.
Hide Menu
SEARCH NEWS
    Language:
12/14/13 - Rebelión (Madrid) - El saludo de Obama a Raúl Castro

Juan Manuel Karg Rebelión

La opinión pública internacional quedó impresionada cuando el pasado
martes, el presidente de EEUU, Barack Obama, saludó a su par cubano, Raúl
Castro, en Johannesburgo, Sudáfrica. La imagen, replicada por centenares de
medios de comunicación a lo largo del mundo, sucedió durante el funeral de
Nelson Mandela, en el estadio Soccer City. ¿Se abre un nuevo período en la
relación entre ambos países?

Tras el saludo, diversos analistas políticos de todas las latitudes dieron
su parecer sobre el fugaz encuentro. Se habló insistentemente de un "nuevo
tiempo" para la relación entre EEUU y Cuba. Así, la palabra reconciliación
se repitió trilladamente en algunos multimedios informativos -incluso
intentando atribuirlo al "espíritu" de Mandela- más como vocación futura
que como síntesis de lo que acababa de suceder.

Es importante hablar de las repercusiones del "mundo político" para no caer
en análisis simplistas y apresurados. El primero que tomó la palabra
-apenas horas después del hecho- fue John Kerry, Secretario de Estado de
EEUU, quien afirmó que "el presidente estuvo en un funeral internacional y
no eligió quien asistía", dando a entender que el encuentro había sido
espontáneo -y alejado del interés del propio Obama-, y desentendiéndose del
mismo. La congresista republicana Ileana Ros-Lehtinen fue aún más allá y
criticó la actitud del presidente norteamericano, al afirmar que el saludo
fue un "golpe de propaganda" para el gobierno cubano.

¿Cambiará este encuentro la política de EEUU ante Cuba?

Varios elementos previos nos marcan cierto escepticismo al respecto. En
primer lugar, el mantenimiento -y la profundización- del bloqueo económico,
comercial y financiero que sufre la isla desde 1962, cuyas pérdidas se
estiman superiores al billón de dólares durante este tiempo. "El bloqueo ha
sido recrudecido en el sector financiero en el Gobierno de Obama" dijo en
octubre pasado el canciller cubano Bruno Rodríguez, tras asegurar ante la
ONU que las transacciones monetarias de Cuba eran vigiladas por el "enorme
sistema de espionaje global" de EEUU -que ya ha sido denunciado por
diferentes países, entre ellos Brasil-. Es la propia ONU la que, desde hace
22 años en forma ininterrumpida, denuncia el bloqueo, con un repudio masivo
que este año se expresó en 188 votos -sobre 193 países-.

En segundo lugar, el caso de los cinco antiterroristas cubanos condenados
en EEUU: Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Antonio Guerrero y Fernando
González permanecen encarcelados desde hace más de 15 años por delitos
nunca probados, mientras René González salió de prisión en 2011, regresando
a Cuba este año tras renunciar a la ciudadanía estadounidense. Cuba ha
manifestado en reiteradas ocasiones su voluntad de diálogo para encontrar
una solución "recíproca" ante este caso y el del ciudadano norteamericano
Alan Gross, contratista de la USAID -Agencia de Desarrollo Internacional de
EEUU- quien permanece arrestado hace 4 años en la isla, bajo cargos de
haber violado las leyes cubanas. Sin embargo, hasta el momento, esta
voluntad de diálogo por parte del gobierno de Raúl Castro no ha sido
"correspondida" por su par estadounidense.

El tercer punto tiene que ver con otra pelea por los Derechos Humanos: en
2009, antes de llegar a la Casa Blanca, Barack Obama afirmó que durante su
mandato cerraría la cárcel de Guantánamo. Allí hay una situación condenable
bajo todo punto de vista: de los 164 presos encerrados tras su creación en
2002, sólo 3 han sido juzgados, de forma bastante irregular. Además, más de
la mitad -84 presos- ya tienen aprobada la transferencia a sus países de
origen, pero siguen viendo pasar sus días en este centro de detención/base
militar por la ineficiencia de la administración de Washington.
Recientemente se supo, además, tras la denuncia de funcionarios
estadounidenses retirados, que durante los primeros años del centro de
detención la CIA convirtió a algunos detenidos en "agentes dobles", bajo la
condición de poder retornar velozmente a sus países a cambio de colaborar
con EEUU en la lucha contra el "terrorismo" a cambio de dinero y seguridad
para sus familias.

Para que exista un verdadero cambio en la política entre ambos países Obama
debe replantearse estos puntos, considerando que la voluntad de diálogo del
gobierno cubano sobre los mismos ya ha sido planteada. EEUU tiene que
prestar atención a las diversas voces -sociales, políticas y de DDHH- de la
comunidad internacional que piden un viraje en la política hacia la isla,
reclamando el fin del bloqueo, la libertad de los cinco, y el cierre de
Guantánamo. En definitiva, no se necesitan saludos protocolares, sino
acciones concretas. Sobre estas medidas, tan urgentes como necesarias, es
que ambos países podrán entablar una nueva relación.


CUBA-L FAIR USE NOTICE

This server contains copyrighted material the use of which has not always been specifically authorized by the copyright owner. We are making such material available in our efforts to advance understanding of Cuba's political, economic, human rights, international, cultural, educational, scientific, sports and historical issues, among others. We distribute the materials on the basis of a 'fair use' of any such copyrighted material as provided for in section 107 of the US Copyright Law. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107. The material is distributed without profit. The material should be used for information, research and educational purposes. For more information go to: http://www.law.cornell.edu/ uscode/17/107.shtml.