Home
Home | Search | Login
Hoy April 23, 2014, 12:03 pm Havana time.
Hide Menu
SEARCH NEWS
    Language:
12/13/13 - Granma (Habana) -  El Cuate de la expedición del Granma

El Cuate de la expedición del Granma

susana lee

A sus 87 años, cumplidos el 5 de enero de este año, el mexicano Antonio del
Conde Pontones, El Cuate del Granma, atesora como los más importantes de su
vida, los recuerdos que le enlazan para siempre a la historia de Cuba, pero
sobre todo, a la de la Revolución Cubana y a Fidel.

En el Archivo Nacional, en julio pasado, dejó un ejemplar de su libro
Memorias del dueño del Yate Granma, editado en noviembre de 2012 en México.

De ahí que cada vez que viene al país, principalmente desde 1976 en que la
histórica embarcación quedó instalada para siempre en el Museo de la
Revolución, es visita cotidiana a los predios del Memorial Granma, para ver
en su sitial de honor el pequeño yate que había adquirido un tiempo antes
de que Fidel lo viera en Tuxpan y le dijera: Si usted arregla ese barco, en
ese nos vamos a Cuba.

Tengo el privilegio de conocerlo a partir de aquel año del aniversario 20
del desembarco del Granma en que lo entrevisté en México por primera vez y
pude recorrer con él tantos sitios de nuestra historia... y desde esa época
supe de aquel encuentro inicial con un joven al que conoció como
"Alejandro", que se presentó en su armería en Ciudad México entre julio y
septiembre de 1955, preguntándole si tenía "acciones de mecanismos belgas"
(aditamentos, como suele reiterar, muy específicos para los interesados en
armamentos). Encuentro que, como afirma, le marcó para toda la vida.

De él ha narrado Fidel en Guerrillero del Tiempo, el indispensable libro de
la periodista y escritora Katiuska Blanco, que recoge sus conversaciones
con el líder histórico de la Revolución. En su capítulo sobre los
preparativos en México de la futura expedición del Granma, afirma:

"El Cuate nos fue muy útil, nos ayudó mucho. Él nos facilitó la adquisición
de las mirillas telescópicas, 50 mirillas belgas compramos una vez. La
mayor parte de los fusiles se los compramos a él o a través de él;
compramos también algunos fusiles semiautomáticos, serían como 10
Remington; teníamos un fusil Garand semiautomático igualmente, una Thompson
calibre 45, única arma automática de la que disponíamos.

"... y los compramos con la colaboración de aquel armero mexicano a quien
ganamos para la causa y que se portó con mucha lealtad y seriedad. También
participó en la compra del barco y la casa en Santiago de la Peña, en
Tuxpan...".

En una entrevista en 1996, El Cuate me comentaba: "Después de 40 años, el
Gran-ma es mucho más de lo que pude haber pensado que iba a ser. Hace 40
años navegaba en un mar nada calmo, con 82 expedicionarios a bordo que se
habían comprometido a ser libres o mártires aquel año de 1956, y ahora se
encuentra en su Me-morial", y afirmaba que tal remembranza le hacía pensar
en Fidel, no en el de entonces, sino en el de hoy, quien con solo su
nombre, en cualquier parte, es el Comandante Fidel Castro, un hombre que
enseña a todo el mundo lo que es guiar a un pueblo, no obstante el bloqueo,
las leyes Torricelli y Helms-Burton, las adversidades inimaginables que ha
tenido que enfrentar.

El Cuate, pseudónimo bajo el cual se ocultó la identidad de este mexicano,
una de las figuras clave en los preparativos de la expedición, trabajó
durante casi año y medio di-rectamente a las órdenes de Fidel: primero,
consiguiendo parte importante de las armas y sus aditamentos; después
parque, uniformes, botas, equipos de campaña, por último -luego de haber
fallado otras gestiones de embarcaciones y hasta de una nave aérea-, en el
acondicionamiento del Granma, entre otras tareas vinculadas a la partida.

Puso en aquellas actividades trabajo, es-fuerzo, intereses, ilusión de
navegar en aquel barco y formar parte en aquella misión, "pero las órdenes
se acatan y mi jefe fue preciso: no vendría yo en el Granma, tenía que
quedarme en México porque le sería mucho más útil como un soldado fuera de
Cuba; recuerdo, que tuve ganas hasta de llorar, pero me tuve que contener
delante de él, y continuar con los últimos detalles para que todo se
llevara a cabo como era necesario, como todos esperábamos que sucediera y
sucedió: cumplí mi parte en el empeño de que saliera el Granma (el 25 de
noviembre de 1956) y la expedición, como se había comprometido el
Comandante, llegó, entró y triunfó".

En Cuba, hace unos meses

Hace unos meses, estuvo en Cuba invitado a participar en las actividades
por el aniversario 60 del Moncada. Estuvo en La Habana y en Santiago de
Cuba.

Poco antes de partir me confesó dos momentos inolvidables de esta ocasión,
entre los muchos en que se le ha homenajeado por su seriedad y lealtad a la
Revolución (son decenas los reconocimientos que le han sido conferidos).

Fue en la gala artística por el LX aniversario en Santiago, contó, estaba
lleno el teatro. "Yo estaba muy cerca de Raúl, y cuando me ve, me saluda,
le doy la mano, y me presenta con el público. Quiero presentar a este
viejito, dijo y me levantó el brazo; este viejito, El Cuate, nos dio el
Granma. Todo el mundo aplaudió... No tengo palabras, fue más que
emocionante, realmente no me merezco eso... de ninguna manera. Tú sabes que
el Granma yo no lo di, me lo pidió Fidel, y siguiendo sus instrucciones
arreglé el Granma. Si yo aporté mi trabajo en el Granma, fue dirigido por
Fidel.

¿Y el segundo? Ocurrió en un encuentro de los moncadistas y expedicionarios
con jóvenes. Un muchacho se paró y me dijo: Bueno, y Ud., ¿cómo y por qué
se integró a la Revolución? Y le respondí: Te lo voy a contestar
rápidamente con tres palabras. Cuando conocí al Comandante Fidel Castro, no
tengo más que decirte, por eso me integré, porque era Fidel.

Cada vez que nos vemos, aunque pasen los años, le hago la misma pregunta, y
siempre reitera su respuesta:

"Qué cosa mejor podría yo hacer en mi vida, sino luchar por un ideal, que
aunque no era un ideal original mío, sino de Fidel, fue quizás intuición o
simplemente eso: era Fidel Castro"

-Y hoy, ¿El Cuate haría lo mismo?

-Tienes que pensar que ha pasado el tiempo y hemos aprendido mucho, y
posiblemente me saldrían mejor las cosas. Indudablemente que yo haría otro
Granma, pero sería un Granma preciso y perfecto, que no fallara un motor,
que no se cayera Roque al agua, que pudiera llegar a la playa de Las
Coloradas, que no faltara comida, que no hiciera agua el barco, porque ya
todo eso lo evitaríamos, lo probaríamos antes, y sería un Granma más
perfecto.

"Este fue perfecto porque cumplió su cometido, pero si por algún motivo a
Fidel se le ocurre programarlo otra vez, seguro que lo haría...".


Original Source / Fuente Original:
http://www.granma.cubaweb.cu/2013/12/14/nacional/artic01.html


CUBA-L FAIR USE NOTICE

This server contains copyrighted material the use of which has not always been specifically authorized by the copyright owner. We are making such material available in our efforts to advance understanding of Cuba's political, economic, human rights, international, cultural, educational, scientific, sports and historical issues, among others. We distribute the materials on the basis of a 'fair use' of any such copyrighted material as provided for in section 107 of the US Copyright Law. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107. The material is distributed without profit. The material should be used for information, research and educational purposes. For more information go to: http://www.law.cornell.edu/ uscode/17/107.shtml.