Home
Home | Search | Login
Hoy April 23, 2014, 5:19 pm Havana time.
Hide Menu
SEARCH NEWS
    Language:
12/07/13 - Granma (Habana) -  Liberación del Cuartel La Maya: Símbolo de grandeza

Amaya Saborit Alfonso

En horas de la noche del 12 de noviembre de 1958, el Comandante en Jefe
Fidel Castro daría por Radio Rebelde desde la Sierra Maestra, las
instrucciones de llevar a cabo -por todos los jefes de columnas- de La
Ofensiva Final: "Paralizar el tránsito en la provincia oriental e impedir
todo tipo de acceso a las ciudades".

Cuartel de La Maya.

Las orientaciones para el II y III Frente eran concretas. El primero debía
sitiar y rendir los cuarteles en el territorio comprendido entre Cueto,
Mayarí, San Luis y Guantánamo; mientras que el segundo debía imposibilitar
cualquier movimiento de las tropas enemigas. El 23 de noviembre, sería la
fecha en que se iniciaría la ofensiva. Comenzaría con la Operación Flor
Crombet, concentrada principalmente contra Songo, La Maya, San Luis y El
Cristo^[1], todas bajo la orden directa del comandante Raúl Castro, jefe
del II Frente Oriental.

Para estas acciones, fueron asignadas a operar de manera conjunta la
columna 17 Abel Santamaría y la 6 José M. Ameijeiras, lideradas
respectivamente por Antonio E. Lussón y Efigenio Ameijeiras del II Frente
Oriental Frank País, y la No. 9 Antonio Guiteras, del III Frente Oriental
Mario Muñoz, dirigido por el comandante Juan Almeida.

Del ataque al cuartel La Maya se encargaría primeramente la Compañía B del
capitán Filiberto Olivera. En ese momento, el enemigo contaba con dieciséis
centros de resistencia. Para el 27 de ese mes, ya habría sido desalojado de
casi todas sus posiciones. Solo quedaba el cuartel. Ese mismo día, la
Columna 17 del comandante Antonio E. Lussón, entraba al pueblo en misión de
apoyo luego de la rotunda victoria obtenida en Songo.

Del 4 al 6 de diciembre, los aviones enemigos abrieron fuego contra las
posiciones rebeldes y lanzaron dos paracaídas con parque, medicinas y
correspondencia, pero el resultado fue completamente nulo. Uno de ellos
cayó en manos de las fuerzas rebeldes y el otro en territorio de nadie. En
un intento desesperado por recuperarlo, los contrincantes su-frieron dos
bajas y seis heridos.

El día 5 se produciría la primera tregua. El comandante Lussón accedió a la
petición del enemigo de recuperar sus muertos y recoger a sus heridos;
inclusive, aprovechó la brecha para devolver la correspondencia encontrada
en el paracaídas.

Asimismo, aun convencido del triunfo inminente, el Comandante Raúl Castro
redactó una carta al capitán Ponjuán (de las fuerzas enemigas) en la que
evidenció la capacidad de liderazgo, entereza, solidaridad y humanismo del
Ejército Rebelde.

"La conquista de esta guarnición por nuestro ejército es algo indudable
(...) si hasta ahora no hemos conquistado el cuartel, se debe a que estamos
convencidos de que, en el asalto final, caerían muchos de nuestros
combatientes y también moriría una cantidad mayor de los hombres bajo su
mando, aumentando con ello el derramamiento de sangre cubana y el
sacrificio innecesario de vidas (...)

"Cada minuto que pasa, en los soldados bajo su mando crece la decisión de
rendir la plaza. Ello no podría interpretarse como cobardía o traición por
parte de sus hombres, sino por el contrario, como un gesto patriótico,
honorable y digno (...) El Ejército Rebelde garantizará el respeto a las
vidas de los soldados bajo su mando, y su devolución posterior, a través de
la Cruz Roja Internacional".

Pero casi llegando a un consenso, las fuerzas enemigas recibieron
comunicación de que serían reforzadas y se retractaron de su actitud. El
Comandante Raúl Castro ordenó llevar a cabo la "Operación A-001" que
consistía en la intervención de la Fuerza Aérea Rebelde como apoyo a las
tropas que cercaban el cuartel. Como aludiera el comandante Lussón:
"Piloteado por Alfonso Silva Tablada, desde el avión lanzaron una bomba que
explotó en un banco en el patio del cuartel, a unos 20 metros del edificio,
y aunque no produjo daño material, el hecho de que utilizáramos un avión de
combate causó una impresión tan grande que demostró a los sitiados lo
absurdo de resistir sin esperanzas de refuerzos"^[2].

El 7 de diciembre de 1958, el cuartel La Maya era territorio libre de Cuba
y por primera vez intervenía en combate la Fuerza Aérea Rebelde. Esta
batalla, en su totalidad, devino éxito rotundo en lo organizativo-militar,
pero significó más, patentizó el humanismo y la ética irrebatible del
Ejército Rebelde y la dirección revolucionaria.

^

[1]

Véase para mayor descripción Ejército Rebelde. El alma de la Revolución,
"Segundo frente Oriental Frank País", (T-3), Colectivo de autores. ^

[2]

Palabras del comandante Antonio E. Lussón en Ejército Rebelde. El alma de
la Revolución, "Segundo frente Oriental Frank País", (T-3), Colectivo de
autores.


Original Source / Fuente Original:
http://www.granma.cubaweb.cu/2013/12/07/nacional/artic02.html


CUBA-L FAIR USE NOTICE

This server contains copyrighted material the use of which has not always been specifically authorized by the copyright owner. We are making such material available in our efforts to advance understanding of Cuba's political, economic, human rights, international, cultural, educational, scientific, sports and historical issues, among others. We distribute the materials on the basis of a 'fair use' of any such copyrighted material as provided for in section 107 of the US Copyright Law. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107. The material is distributed without profit. The material should be used for information, research and educational purposes. For more information go to: http://www.law.cornell.edu/ uscode/17/107.shtml.