Home
Home | Search | Login
Hoy April 23, 2014, 6:58 am Havana time.
Hide Menu
SEARCH NEWS
    Language:
12/03/13 - Rebelión (Madrid) - Por un servicio público superior

Mayra Cue Sierra Cubarte


La radiodifusión comercial cubana simultaneó su intensa estrategia
comunicacional-mercantil con el protagonismo de los mejores artistas,
intelectuales, periodistas, historiadores y publicistas cubanos o foráneos
quienes vertieron sus múltiples saberes, manifestaciones, disciplinas e
ideologías a la perspectiva latina de formatos tradicionales o proyectos
con fines educativos y culturales orientados al alcance de todos los
segmentos sociales.

La transformación radical de los medios de comunicación generada por el
triunfo revolucionario de 1959, catapultó en dimensiones extraordinarias el
vasto proyecto cultural gubernamental y la radiodifusión se adecuó a las
nuevas necesidades educativas, informativas, políticas, propagandísticas y
artísticas de la sociedad.

En 1991, la desintegración de la URSS -el mayor socio comercial y aliado
político de Cuba- provocó la declaración oficial del "período especial en
tiempo de paz", cuyas significativas restricciones impactaron todas
nuestras actividades sociales y económicas.

Entre sus secuelas inmediatas en el ámbito mediático nacional estuvieron la
drástica reducción de la cifra de ejemplares en todo el sistema impreso y
de las horas de difusión real en la programación radial y televisiva. Pero
ni la afectación en las finanzas, capital humano y emisiones de la
programación radiofónica-audiovisual le impidieron cubrir el vacío del
sistema impreso; verdadera proeza anónima lograda mediante la reconversión
de la relación entre el contenido y la forma de las propuestas y retomar en
un nivel superior la práctica fundacional de insertar en secciones o
programas mediáticos los formatos, contenidos o estilos de los periódicos o
revistas impresas. Desde entonces, la producción cotidiana privilegió una
verdadera avalancha de entrevistas, revistas o magazines que hoy saturan
ambos soportes.

Hoy, tras profundos cambios económicos, sociales, tecnológicos y culturales
se impone el replanteo del diseño de programación radial-televisivo.

Durante el segundo semestre de 2013, en eventos tan diversos como la
Asamblea Nacional del Poder Popular, los congresos de la cultura y de la
Asociación Hermanos Saíz, el Festival Internacional de la Radio y la
Televisión o el Evento Teórico del Concurso Caracol de la UNEAC, se reitera
el debate crítico de las estrategias, comportamientos, prácticas, esencias
y atributos de la programación en ambos soportes, aunque existe un singular
énfasis en la televisión.

En el centro de la polémica subyacen muchas contraposiciones y retos, por
lo que les propongo profundizar en algunos de ellos:

Nuestros objetivos de servicio social privilegian la formación de valores,
la diversidad de modalidades educativas, la información, la propaganda, la
elevación de la cultura general integral y la satisfacción espiritual de
toda la población. Por añadidura, dada la elevada demanda radial-televisiva
y nuestras peculiaridades sociales, pretendemos brindar una distracción
enriquecedora y un entretenimiento sano.

Una de las polémicas teóricas más intensas es la dicotomía
cultura-entretenimiento, marcada en su devenir por múltiples prejuicios
clasistas que otorgan valor cultural al arte tradicional milenario,
mientras minimizan manifestaciones, formatos o productos de la cultura
masiva surgidos en los espacios públicos populares o en los soportes,
producciones y prácticas de la Industria Cultural contemporánea. (1)

Bajo esta visión, el entretenimiento es banal, pueril, superfluo o de mal
gusto; mirada válida en los morbosos reality show, los consumistas
concursos y mensajes publicitarios y la irracional invasión de la
privacidad y la intimidad de los paparazzi con las figuras públicas
-incluidas las del "sistema de estrellas"-, pero no en las expresiones
universales y locales de la cultura popular.

Para que nuestra televisión abierta de servicio público satisfaga a
públicos tan diversos debe apropiarse de las peculiaridades de nuestros
grupos etáreos, de factores como nuestro elevado nivel de instrucción, del
empoderamiento de la mujer, del incremento de la población en la tercera
edad, de los hábitos de audiencia, de las prácticas culturales arraigadas
en el imaginario popular y de las singularidades de nuestra participación
en espectáculos celebrados en escenarios públicos y esa mixtura no anula su
peculiar carga de fantasía, ficción, simbolismo e imaginarios subjetivos
asociados.

Queramos o no, algunos de los cambios acaecidos en nuestra sociedad generan
una ruptura o transformación de añejas percepciones o representaciones
sociales y de prácticas culturales consolidadas en gran parte de la
población, y algunos de estos procesos son irreversibles.

Ello complejiza las estrategias educativas, formativas o persuasivas a
través de las creaciones mediáticas e impone una intencionalidad anclada en
los procesos históricos, en su contexto y en los disímiles actores y
agentes sociales, pues la corrección de los comportamientos y actitudes
nocivas no se logra con la saturación temática ni con la imposición a
ultranza. Hace mucho tiempo que el receptor dejó de ser pasivo.

Si los contenidos mediáticos se divorcian de su realidad y no responden a
la dinámica social-cultural, pierden su impacto comunicativo-cultural y
nuestro reflejo de la sociedad perderá autenticidad y verosimilitud.

Las limitaciones financieras y tecnológicas de nuestro país son también la
de nuestra radiodifusión, cuya costosa producción-difusión es impactada por
este entorno. A la conmovedora crisis económica de los últimos años se une
el colapso de algunos modelos organizativos-productivos, el deterioro de la
disciplina tecnológica, las estrategias de continuidad de algunos roles y
profesiones televisivas y de algunos valores creativos que atentan contra
la racionalidad financiera y la calidad artística integral.

Sin embargo, el éxito del impacto comunicativo-cultural de los productos
simbólicos no siempre responde directamente a las finanzas y a la
tecnología. No hay fórmula establecida y tiene algo de misterio y magia.
Conocemos producciones con todos los recursos, depurado elenco y equipo de
realización, que pasaron sin penas ni glorias por la pantalla; mientras que
otras, en su momento subvaloradas por no contar con estas plataformas, aun
perduran en la memoria popular.

La innegable necesidad de elevar la calidad creativa de las disímiles
disciplinas televisivas a las puertas de la televisión digital no significa
la prevalencia de la "torre de marfil" ni del "arte por el arte". Tan
importante como el valor artístico de un producto es su capacidad de
comunicar. De nada vale que una cuidada estética arrase con los premios si
sus contenidos no comunican o solo satisfacen a una minoría de la
población.

La polémica de la renovación del discurso y la estética audiovisual a la
modernidad no implica la imposición de formatos, códigos, recursos
expresivos, temas, estereotipos, roles y miradas unilaterales. Más allá de
los gustos y preferencias, mientras existan percepciones arraigadas que
rechacen estas prácticas o las mismas lesionen la sensibilidad o generen la
incomunicación en determinados segmentos poblacionales, habrá que alternar
estrategias para satisfacer las expectativas de públicos tan diversos como
la niñez, la juventud y la tercera edad.

A corto plazo, el 20 % de los cubanos sobrepasará los sesenta años y tomará
el debido descanso laboral. Muchos de ellos, por sus bajos ingresos,
carencia de transporte propio o discapacidades físicas se confinarán en el
hogar, limitarán drásticamente sus actividades habituales en otros espacios
y darán su mayor prioridad a la radio y a la televisión. El fenómeno se
complejiza por la elevada proporción de profesionales universitarios con
significativos aportes sociales.

Aunque la juventud signifique el futuro de la nación, nuestras estrategias
creativas, productivas y difusivas deben lograr la diversidad de las
propuestas para todos los segmentos poblacionales.

En el maremagnum de puntos de vista y elementos a considerar en esta
renovación monumental, nuestra ambiciosa misión hallará su mayor fortaleza
y oportunidad en la inteligencia colectiva. Por ello debemos propiciar el
debate.

NOTAS:

(1) Algo que en sí es contradictorio, pues hasta las hoy consideradas
"artes depuradas" como la narración, la poesía, la música y el teatro,
nacieron en los espacios públicos que congregaban también a los
espectadores iletrados.


CUBA-L FAIR USE NOTICE

This server contains copyrighted material the use of which has not always been specifically authorized by the copyright owner. We are making such material available in our efforts to advance understanding of Cuba's political, economic, human rights, international, cultural, educational, scientific, sports and historical issues, among others. We distribute the materials on the basis of a 'fair use' of any such copyrighted material as provided for in section 107 of the US Copyright Law. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107. The material is distributed without profit. The material should be used for information, research and educational purposes. For more information go to: http://www.law.cornell.edu/ uscode/17/107.shtml.